Desarrolla tus habilidades del pensamiento y sé más creativo

Pensamiento Creativo

 

El nuevo entorno nos conduce a emprender nuevos retos en múltiples roles: agentes de cambio, ejecutivos flexibles, líderes transformacionales, profesionales creativos.

 

Vivimos en la Sociedad de Conocimiento y Creatividad. Nuestros clientes están mejor informados, tienen más opciones y nos exigen más, en menos tiempo y más barato. Hay mayores retos en las organizaciones para lanzar nuevos productos y servicios a la medida, para innovar sistemas de trabajo, para cuestionar paradigmas establecidos, para aprender —y desaprender— más rápido.

El nuevo entorno nos conduce a emprender nuevos retos en múltiples roles: agentes de cambio, ejecutivos flexibles, líderes transformacionales, profesionales creativos. Y este nuevo perfil nos exige desarrollar habilidades del pensamiento para mejorar la toma de decisiones, comunicarnos con efectividad, resolver problemas de manera creativa, innovar para generar mayor valor y desarrollar visión estratégica. A continuación, presentamos algunas aplicaciones prácticas en situaciones ejecutivas comunes:

Habilidad del
Pensamiento
Objetivo Ejemplo de Aplicación Práctica
Pensamiento abstracto Mejorar la capacidad de generar, definir y entender conceptos. Recabamos información de diferentes fuentes para un nuevo proyecto. Necesitamos comprender a fondo y resumir el enfoque de diferentes autores para articular una propuesta coherente y clara antes de presentarla al equipo directivo.

 

Pensamiento crítico Desarrollar la capacidad de distinguir lo relevante de lo circunstancial, y de cuestionarse porqué algo es así, proporcionando juicios razonados y con fundamentos.

 

Nos llegó una técnica administrativa de moda, y antes de aplicarla, verificamos si realmente funciona para nuestro caso particular. Después determinamos con esta información si nos conviene implementarla e invertirle más tiempo.
Pensamiento
de proceso
Mejorar la capacidad de observar secuencias y relaciones causa-efecto. Tenemos un problema de retrasos en el área. Para resolverlo, elaboramos un diagrama de flujo de actividades en el proceso e indagamos en cuál de ellas está el cuello de botella, el retrabajo, la falla, antes de buscar y eliminar la causa raíz.

 

Pensamiento sistémico Fortalecer la capacidad de organizar la complejidad de manera coherente, pasando de lo deductivo a lo inductivo, y observando las relaciones internas y externas.

 

Requerimos cambiar un método de trabajo muy importante en tu departamento. Antes de comenzar establecemos todas las relaciones con nuestros clientes y proveedores internos de información para asegurarnos de que la operación del nuevo procedimiento no afectará o será afectada por el desempeño de otras áreas.

 

Pensamiento lateral
y creativo
Potenciar la capacidad de plantear caminos y soluciones divergentes a lo convencional, de pensar “fuera de la caja”. Llevamos dos horas trabajando en la solución de un problema añejo. Percibimos que hemos venido aplicando el mismo enfoque sin resultados. Decidimos explorar vías radicalmente distintas en equipo. Generamos nuevos puntos de vista y llegamos a tres opciones alternas.

 

 


Conoce al autor:

René Rangel René Rangel es Director de Proyectos y Consultor de Negocios en IDESAA. Es especialista en el desarrollo de proyectos de negocio y de innovación enfocados a mejorar la competitividad e impulsar la rentabilidad y el crecimiento sustentable. Brinda asesoría directiva y de negocio para la profesionalización y desarrollo de empresas comerciales, de servicio y de manufactura. Ha implementado prácticas de creatividad y diseño para el desarrollo de nuevos productos y procesos, e instrumentado modelos de innovación y de gestión de competitividad en diferentes empresas. Fue Facilitador para la Implementación de Calidad Total, Equipos Autodirigidos y Estadística Aplicada bajo el enfoque JUSE de Japón.


 

Diplomado en Liderazgo