Bienestar en las Empresas: empecemos con generar conciencia

Al hablar del Bienestar Holístico en la empresa, lo importante es reconocer su importancia y aceptar de que es necesario implementar un programa para promoverlo en la cultura organizacional. Una vez que haya conciencia, podemos hablar de qué hacer y cómo lograrlo.

Durante los meses que me he dedicado a hablar del Bienestar Holístico en la organización me he dado cuenta de que, en este tema, lo primero y más crítico es la concientización.

Es indispensable que directivos y responsables de la cultura organizacional, sean conscientes de la importancia de otorgarles herramientas a las personas que les permitan tener un equilibro y crecimiento integral a través de iniciativas o programas que implemente la empresa.

Desde que inició la pandemia COVID-19 se ha hecho más evidente que las personas necesitamos más que un salario y salud física; el bienestar y la productividad depende del crecimiento en diversas dimensiones interconectadas: salud emocional, relaciones y comunidad, salud física, seguridad personal, crecimiento intelectual, impacto ambiental y finanzas personales.[1]

Antes de la contingencia, ya era un hecho que la mayoría de las personas buscaban en su trabajo y empresa, un propósito, una comunidad que coincidiera con sus valores, y oportunidades de crecimiento que les permita un bienestar en lo personal y en lo profesional.

Esta tendencia tomará fuerza y seguirá creciendo.

En este sentido, Rob Cross, Edward A. Madden Professor of Global Leadership, en la Universidad de Babson ha sostenido que “Las empresas deben preguntarse si los programas que están implementando fomentan o ayudan a crear relaciones asociadas con el bienestar. Sin pensar en cómo cultivas esas conexiones, no se están tomando decisiones que probablemente ayuden a sus empleados a prosperar[2]

En una encuesta elaborada por Wellable[3]  a 195 empresas con el objetivo de analizar las tendencias y estrategias de bienestar que las organizaciones implementarán en el 2021, dio a conocer algunas implicaciones y cambios que se generarán a partir de la pandemia y que seguirán como mejoras a futuro para crear una fuerza laboral saludable, feliz y productiva.

Algunos datos que se exponen en el reporte son tendencias a tomar en cuenta cuando realicemos nuestro plan o estrategia:

  • 94% de las empresas aumentarán los servicios de bienestar (wellness) en línea.
  • 83% de las empresas proporcionarán acceso a servicios o actividades de autocuidado (meditación, atención plena, sueño, etc.)
  • 93% de las empresas aumentarán las actividades de engagement en línea.
  • 89% de las empresas aumentarán la cobertura y servicios relacionados con la salud mental y el uso de sustancias.
  • 84% de las empresas proporcionarán acceso por solicitud (on-demand) a consejeros de vida, enfermería y otros proveedores de salud.

Me dirán, todo suena increíble, sí es necesario… pero ahorita no.

Y es que algunas de las objeciones que más me han planteado al presentar programas de bienestar holístico son: no hemos empezado, podríamos iniciar con un plan más sencillo; ahorita lo que necesitamos es cumplir con la NOM-035; esos programas son para empresas grandes.

Sé que estamos en tiempos difíciles, sé que la prioridad es cuidar los empleos de cada persona, que se trata de sobrevivir y parece imposible la opción de “gastar” en el bienestar holístico de las personas.

Pero, por otra parte, al lograr ese bienestar o plenitud, viene la productividad, la felicidad profesional y los equipos de trabajo motivados y resilientes.

Además, el promedio del ROI por implementar programas de bienestar holístico es de 5.9x por cada peso invertido[4], entonces no solo habrá beneficios en la cultura y ambiente de la empresa, sino que también involucra beneficios de rentabilidad.

Responsables de Cultura Organizacional, Desarrollo de Talento, de Recursos Humanos, ustedes son el elemento clave. Ustedes son quienes pueden apoyar en sus empresas a concientizar su equipo directivo de que implementar un programa de bienestar holístico es una inversión para mejorar la productividad y hacer crecer a los colaboradores y por ende, a la organización, así como un componente esencial de la estrategia corporativa.

¿Cómo empezar?

Antes que nada, establezcan el objetivo del programa y fijen una meta que quieran alcanzar, de esta manera podrán definir objetivos que puedan medir y darles seguimiento a las actividades que quieran realizar, por ejemplo: conferencias, talleres, campañas (descanso, higiene, salud financiera), coaching, planes de carrera, consejería, acceso a profesionistas en psicología y medicina, retos y competencias de salud o ejercicio. Lo importante es que exista una estrategia para lograr el alcance y efecto deseado.

Una vez que tengan la decisión, les puedo compartir algunas ideas y herramientas para implementar un programa exitoso de bienestar holístico en la escala que lo requiera tu organización, desde la concepción y concientización, hasta su implementación.

[1] Dimensiones propuestas por IDESAA como las clave para que las personas logren un equilibrio y bienestar que tenga como consecuencia mayor productividad.

[2] Traducción de un segmento del discurso de Rob Cross citado en el reporte Next Practices in Holistic Well-Being: The Performance Advantage, del Institute for Corporate Productivity, 2020, p.40.

[3] 2021 Employee Wellness Industry Trends Report, Wellable.

[4] Next Practices in Holistic Well-Being: The Performance Advantage. Institute for Corporate Productivity (i4cp). 2020.


Conoce al autor:

Catalina Mena es coordinadora Académica de IDESAA. Licenciada en Derecho por de la Facultad Libre de Derecho, Certificada por The KPI Institute. Colaboradora y promotora de proyectos que unen el desarrollo de talento en las empresas con temas como: derechos humanos, cultura de la legalidad, equidad y no discriminación, bienestar holístico entre otros.

Compartir