Liderazgo con Sentido Humano: Competencias que hoy son no-negociables en el desarrollo de líderes

Liderazgo con Sentido Humano: Competencias que hoy son no-negociables en el desarrollo de líderes

La única manera de encontrarle sentido al cambio es conectándose y moviéndose con él, así como disfrutando de la danza que conlleva

decía sabiamente el filósofo y escritor Alan Watts

Aunque las organizaciones están en una constante dinámica de transformación, manejar el cambio en el entorno laboral generalmente es algo desafiante ya que implica que las personas adoptemos ciertos comportamientos y actitudes que nos ayuden a aventurarnos en lo desconocido y a lidiar con éxito en medio del estrés y los retos inherentes al cambio. Lo mejor es equiparse uno mismo con información y, además, con las habilidades necesarias para poder avanzar en las responsabilidades individuales y como miembro de un equipo.

A medida que estos cambios ocurren, el liderazgo en las empresas debe cambiar también. En un estudio reciente realizado por Gartner, el 92% de los líderes de RRHH dijo que sus organizaciones no pueden competir en el mercado sin contar con buenos líderes. Pero ¿Qué significa ser un buen líder en el entorno laboral actual? En el estudio mencionado, el 90% de los líderes encuestados expresaron que los líderes deben operar de una manera más humana para tener éxito y se destaca como un desafío común que el desarrollo del liderazgo tradicional no prepara a los líderes para ello.

El llamado a un liderazgo con “sentido humano” no significa que los líderes tengan un conjunto de responsabilidades totalmente nuevo, más bien, que deben desempeñarse de una manera diferente. Los líderes hoy necesitan un nuevo enfoque ya que la dinámica líder-colaborador se está redefiniendo como resultado de lo que estamos viviendo: turbulencias sociales, políticas y económicas, la fusión de la vida laboral y personal, las expectativas de flexibilidad laboral, entre otros. Ahora la dinámica líder-colaborador es una dinámica humano-humano, que requiere la capacidad de liderar con autenticidad, empatía y adaptabilidad. El estudio de Gartner mencionado anteriormente describe estas capacidades de la siguiente forma:

  • El comportamiento del líder requiere mayor autenticidad. Para que los colaboradores aporten lo mejor al trabajo en medio de las turbulencias y los cambios, los líderes deben ser un modelo de actuación y expresión auténtica, y lograr que sus equipos puedan hacer lo mismo.
  • Apoyar a los individuos y equipos requiere una mayor empatía. Para apoyar a los colaboradores en el trabajo, así como en otros aspectos de sus vidas, los líderes deben mostrar empatía y una auténtica atención, respeto y preocupación por el bienestar de cada persona.
  • La obtención de resultados requiere una mayor adaptabilidad. Para fomentar el alto desempeño y al mismo tiempo permitir a los colaboradores una experiencia de trabajo más individualizada, los líderes deben adaptarse para permitir acuerdos de trabajo flexibles que se ajusten a las necesidades únicas de los miembros del equipo.

Estas capacidades han figurado durante algún tiempo entre las cualidades clave de los grandes líderes, pero se consideraban algo deseable. Hoy, organizaciones y colaboradores exigen éstas y otras competencias como parte no-negociable del liderazgo.

Con todo esto, es notoria la necesidad de implementar programas sistemáticos con los que se desarrolle a líderes -desde la dirección hasta supervisores- bajo un nuevo enfoque. El desarrollar líderes con sentido humano no implica solo técnicas de liderazgo, tiene que ver con un cambio de mentalidad y la apertura individual de cada líder para comprometerse en primera instancia con un proceso de desarrollo personal y autogestión para lograr su propio bienestar personal, para luego ampliarse hacia la comprensión de los aspectos que impactan en la forma en que se relaciona con otros en el trabajo e impactan en individuos, equipos y resultados.

Los líderes que a través de un proceso de desarrollo logran esta conciencia y aprendizaje, son capaces de moverse hacia un estilo firme pero cercano a la vez, con el cual forman y desarrollan equipos de alto desempeño y obtienen resultados satisfactorios.

¿Qué hacen los líderes con sentido humano?

Estos líderes establecen relaciones confiables, muestran un interés genuino por sus colaboradores y sus vidas individuales, y los ven como personas tan legítimas y válidas como ellos mismos. Se centran en lo que funciona, detectan oportunidades de desarrollo, generan condiciones emocionales positivas y espacios de aprendizaje, y se conciben a sí mismos como productores activos de experiencias positivas para su equipo. Definen metas, establecen el sentido de urgencia, generan el impulso para alcanzar los resultados, promueven la ejecución, evalúan los indicadores y brindan retroalimentación para generar los cambios necesarios. Ellos establecen qué hay que hacer y asumen la responsabilidad vital de facilitar los vínculos entre las personas, habilitando todas las interacciones posibles entre las personas del equipo. Se mantienen firmes y exigentes con los resultados (el qué) y los logran a través de sus relaciones interpersonales (cuidadosos en el cómo).

Los colaboradores que evalúan a su superior como un líder humano manifiestan una alta intención de permanecer en la empresa, un alto compromiso y un elevado bienestar. Estos resultados tienen importantes efectos secundarios que repercuten en los resultados organizacionales. Una menor rotación, un mayor compromiso y un fuerte bienestar de los colaboradores garantizan una plantilla más feliz y productiva.

En conclusión, el entorno actual requiere que el desarrollo de liderazgo con sentido humano sea una prioridad para permanecer y crecer en un mundo cada vez más competitivo.


Un liderazgo exitoso se basa en el equilibrio de capacidades profesionales y de bienestar personal, por ello, en IDESAA hemos creado programas de capacitación que desarrollan soft skills imprescindibles para que los líderes impulsen su bienestar y el de su equipo, con mejores resultados para la empresa e impacto en la sociedad.

Contacta a un asesor IDESAA para más información de soluciones de capacitación. Contacto


Conoce a la autora:

Yolanda Barquera
Yolanda Barquera es Directora de Desarrollo de Talento de IDESAA. Es coach y consultora de negocios en las áreas de desarrollo de talento y análisis de procesos. Tiene una pasión por el desarrollo y los procesos de cambio y le encantan las nuevas oportunidades para seguir aprendiendo. Especialista en el diseño e implementación de proyectos e-Learning.