Más imágenes, menos texto: el uso de infografías para lograr los objetivos de tu capacitación

No es novedad que tengamos preferencia por mirar una imagen o ver un video en lugar de leer. Nuestra poderosa conexión con las imágenes se remonta a los primeros días de la raza humana cuando antes de que nuestros antepasados adquirieran el lenguaje, se comunicaban a través de imágenes.

Hoy, en una era en la cual estamos continuamente expuestos a una gran cantidad de información, podemos ayudar a quienes participan de nuestra capacitación a digerir la información clave y compleja que necesitan mediante el uso de imágenes en infografías.

infografías

Nuestro cerebro no solo procesa las imágenes mucho más rápido de lo que podemos comprender las palabras, sino que lo hace con mucho menos esfuerzo.

Una infografía es “una imagen visual, como un gráfico o diagrama, que se utiliza para representar información o datos.” Sus inicios fueron en el ámbito periodístico, sin embargo, su uso se ha extendido a otros ámbitos como la capacitación, ya que nos permiten narrar historias, explicar acontecimientos, describir situaciones, exponer procesos, y hacer una exposición llamativa y novedosa, capaz de captar la atención del participante, y de ayudarle a asimilar los contenidos con un “golpe de vista”.

¿Por qué funciona el uso de infografías en la capacitación?

Nuestro cerebro no solo procesa las imágenes mucho más rápido de lo que podemos comprender las palabras, sino que lo hace con mucho menos esfuerzo. La carga cognitiva es un término de la neurociencia para describir la energía necesaria por el cerebro para una tarea en particular. La carga cognitiva que se requiere para leer y comprender un párrafo es mucho mayor que la cantidad de esfuerzo que requiere para producir la comprensión casi instantánea de una imagen.

Así, al utilizar infografías en el diseño de nuestros cursos, favorecemos el aprendizaje y a su vez, la participación, apelando a la preferencia por recursos visuales.

¿Cuándo utilizar las infografías en la capacitación?
  • Previo a la capacitación. Ayuda a los participantes a prepararse con una vista previa del curso en forma de una infografía. El cerebro comenzará a buscar aprendizajes previos que coincidan con la nueva información.
  • Posters de refuerzo. Provee posters infográficos que los participantes puedan tener en el lugar de trabajo, y que les ayuden a desencadenar la recuperación instantánea de los temas cubiertos en el curso.
  • Actividad individual o grupal. Proporciona lineamientos para que tus participantes hagan sus propias infografías. Diseñar la infografía obligará al cerebro a organizar nueva información y a conectarla con cosas que ya conoce. Por otro lado, el acto de explicar la infografía ayudará al cerebro a construir la nueva información, lo que facilitará su recuperación más adelante. Existen herramientas digitales fáciles de usar para este tipo de actividades como: Pick to Chart, Easelly, Infogr.am, o Visually.
  • Solución de problemas. Pide a los participantes que resuman el escenario de un desafío o reto en una infografía. En la actividad encontrarán un destello de inspiración y una solución o un patrón en las imágenes, dándole a su cerebro una nueva forma de analizar e interpretar los datos.

Aunque las infografías son herramientas excelentes, no serán efectivas si no se diseñan correctamente. Recuerda que no son solo una colección de datos con íconos; transmiten un todo significativo en imágenes, minimizando la cantidad de palabras y maximizando el impacto visual.

¡Utilízalas para simplificar tus mensajes haciéndolos fáciles de comprender, recordar y compartir!


Conoce a la autora:

Yolanda BarqueraYolanda Barquera es Directora de Desarrollo de Talento de IDESAA. Es coach y consultora de negocios en las áreas de desarrollo de talento y análisis de procesos. Tiene una pasión por el desarrollo y los procesos de cambio y le encantan las nuevas oportunidades para seguir aprendiendo. Especialista en el diseño e implementación de proyectos e-Learning.