5 claves para habilitar el aprendizaje colaborativo en e-Learning sincrónico

Las personas están ahí, sin embargo, aunque están conectados algunos parecen ausentes, los micrófonos rara vez se abren y hay muy poca participación… ¿te suena? Es cierto que la modalidad En Vivo Online, o e-Learning sincrónico, ha abierto muchas posibilidades, pero también muchísimos retos para mantener la atención de las personas y sobre todo asegurar el aprendizaje.

aprendizaje colaborativo en e-Learning

Estos espacios de colaboración deben ser activos, interactivos y respaldados con la aplicación de una o varias estrategias de aprendizaje debidamente estructuradas y planeadas.

El e-Learning sincrónico se trata de un ambiente virtual de aprendizaje donde, tanto el facilitador como el participante de un curso, están conectados al mismo tiempo, pero en diferente lugar. Por esta razón, la presencia y disponibilidad de todos los involucrados en la sesión es necesaria.

Para que el aprendizaje colaborativo en e-Learning sea efectivo, deben de existir 2 roles: el rol del facilitador, quien establece la motivación y sienta las bases para que se dé el autoaprendizaje; y el rol del participante, quien estimula su creatividad para compartir experiencias, criterios y opiniones que en conjunto generen conocimiento compartido.

Estos espacios de colaboración deben ser activos, interactivos y respaldados con la aplicación de una o varias estrategias de aprendizaje debidamente estructuradas y planeadas. Centrarse solamente en los objetivos de aprendizaje no es suficiente, el reto está en que las sesiones deben ejecutarse con éxito, para que el participante desarrolle su máximo potencial y viva una experiencia de aprendizaje relevante y retadora. Esto es lo que lo incentivará a llevar lo aprendido a su lugar de trabajo.

5 claves para garantizar el aprendizaje colaborativo en e-Learning sincrónico

Asegúrate de que estén presentes en la próxima sesión de capacitación de tu empresa:

  1. Planear y estructurar la actividad colaborativa:

    Es importante identificar tiempos y recursos para cada fase, como pueden ser: preparación previa de los participantes, explicación breve y expectativas del tema que se abordará (por ejemplo, lanzar preguntas detonadoras de un tema relevante o solucionar un problema), discusión en equipos pequeños y plenaria con todos los participantes a la sesión, determinar tamaño de los equipos, intervenciones para moderar la discusión y dirigirla, retroalimentación y conclusiones.

  2. Planear el uso de plataforma tecnológica:

    Para tener el apoyo y fomentar la autoformación y la construcción de aprendizaje colaborativo, también se debe determinar qué funcionalidades específicas de la plataforma tecnológica se usarán y en qué momento se habilitarán dentro de las diferentes etapas del proceso de colaboración. Por ejemplo, el uso de espacios colaborativos o foros de discusión para organizar a los equipos en sesiones virtuales exclusivas, manejo de turno para ceder la palabra a los participantes, uso de pizarra interactiva para retroalimentar a cada equipo o presentar conclusiones finales, uso de herramientas tecnológicas adicionales o apps que impulsen y apoyen la discusión.

  3. Aplicar estrategias de aprendizaje adicionales:

    Para que la sesión sea más productiva y enfocada, se recomienda aplicar estrategias como el Aula Invertida (flipped classroom). Esta estrategia consiste en asignar una tarea previa a la sesión como puede ser la revisión de un video o lectura digital del tema seleccionado. Así, los participantes llegan con un conocimiento previo y una opinión propia que da pie al debate y que permite construir aprendizaje colaborativo. Otra opción es invitar a que los participantes obtengan información inmediata con búsquedas ágiles en Internet para resolver dudas al instante.

  4. Moderar virtualmente la sesión:

    Que el instructor tome el papel de facilitador y no de experto estimula la discusión. De esta manera, su intervención se encausa en dirigir el debate hacia el tema central y moderar la comunicación en caso de que algún participante comience a desviarse poniendo en riesgo el resultado final del aprendizaje. También será el responsable de moderar la intervención de los participantes, controlar el tiempo (discusión en grupos pequeños y plenaria) y enfatizar sobre las ideas clave que estén alineadas a los objetivos de aprendizaje inicialmente establecidos. Debido a lo anterior, es crucial que el facilitador esté familiarizado con la funcionalidad que esté disponible en la plataforma tecnológica que se use para hacer sus intervenciones.

  5. Retroalimentar y concluir: 

    Es fundamental que el facilitador de retroalimentación colectiva que contribuya a la reflexión y aplicación del tema en el ambiente de trabajo del participante. Ofrecerá su punto de vista y complementará también las conclusiones a las que se haya llegado en consenso.

Sin duda, el aprendizaje colaborativo aplicado al contexto de la capacitación e-Learning sincrónico es muy enriquecedor, pues permite interacciones basadas en retos que estimulan y motivan a los participantes a resolver situaciones problemáticas de su contexto laboral en colaboración con la experiencia de otros compañeros. Por cierto, en esta publicación encontrarás algunos consejos prácticos para motivar a los colaboradores antes, durante y después de un curso e-Learning.


Conoce a la autora:

mayra-nuriuluMayra Nuriulú es Gerente e-Learning en IDESAA. Ha participado en la planeación, diseño e impartición de cursos en modalidad virtual de la Maestría en Administración Empresarial y la Maestría en Comercio Electrónico de la Vicerrectoría de Programas en Línea del ITESM. Cuenta con más de 15 años de experiencia en la formación de talento ejecutivo y académico a nivel posgrado.