PDI: Herramienta para mejorar el desempeño y favorecer la retención de talento clave

El éxito y la satisfacción profesional de un colaborador afecta directamente al desempeño y crecimiento de la organización. Por eso, es fundamental invertir en los recursos o herramientas que permitan preparar y desarrollar a los profesionales en tu organización y con ello favorecer la retención de aquellos con mayor talento y potencial brindándoles el impulso para el cumplimiento sus actividades diarias y oportunidades de crecimiento futuras.

Como se mencionó anteriormente en el blog Plan de Desarrollo Individual (PDI): Compromiso y Satisfacción Mutua entre la Compañía y el colaborador, el PDI es una herramienta que utilizan las organizaciones para potencializar el desarrollo de competencias y habilidades en los colaboradores, siendo está una guía para el cumplimiento de objetivos individuales alineados a la estrategia de la empresa, y permitiendo a la organización retener al mejor talento, disminuir la rotación, aumentar el compromiso y motivar a su gente.

Pensando en eso, te compartimos algunos tips para armar un Plan de Desarrollo Individual que contribuya al éxito y satisfacción profesional de tus colaboradores ¡Sigue leyendo y conoce más!

  • Es importante dejar por escrito el Plan de Desarrollo Individual, ya que proporciona dos principales beneficios:

1. Tendrás la oportunidad de revisarlo las veces que sean necesarias y así no olvidarás los aspectos primordiales y compromisos de ambas partes (colaboradores clave y organización)

2. Por otra parte, podrás compartir el documento con los miembros involucrados en el proceso con el fin de conocer la evolución profesional, así como la estrategia a seguir y sus resultados. Esto contribuye a la motivación y la retención del talento.

  • No olvides cuidar la confidencialidad. Este tipo de documentos individuales no se comparte con el resto de los compañeros de trabajo, sino únicamente con el colaborador y los actores clave para su desarrollo profesional.

  • Es fundamental hacer una lista de objetivos profesionales. Te recomendamos utilizar la metodología SMART para asignar puntos de referencia específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con un plazo determinado, esto ayudará tanto al colaborador clave como a la organización-RR.HH. a comprender de mejor forma cómo conseguir lo planteado en el PDI.

  • Incluye sesiones periódicas con cada colaborador clave, a lo largo de la implementación del Plan de Desarrollo Individual, con la finalidad de brindar seguimiento a sus objetivos individuales, identificar los obstáculos que se han detectado y las oportunidades de aprendizaje. En caso necesario, pueden reformularse actividades o acciones que aporten más al logro de los objetivos.

En resumen, el Plan de Desarrollo Individual es un recurso práctico que al implementarse correctamente brinda beneficios tangibles tanto para el individuo, como incremento en su desempeño, compromiso y motivación, como para la empresa al favorecer la retención de talento clave. Cuéntanos cómo los implementas en tu empresa.


Conoce a las autoras:

Hilary Cruz es Licenciada en Administración por la Universidad Autónoma de Nuevo León, con experiencia laboral en Recursos Humanos y en el Desarrollo de Nuevos Negocios. Colabora en IDESAA en Desarrollo de Talento.


Patricia Bacco
 es Licenciada en Educación por la Universidad Autónoma de Nuevo León, con experiencia laboral cómo Psicopedagoga y en Diseño Instruccional. Colabora en IDESAA en Desarrollo de Talento.

Compartir