¿Qué no sé de mí? – Segunda parte

¿Qué no sé de mí? - Segunda Parte

Escrito por nuestra invitada especial: Guadalupe Elena Ramos – Chief Global Human Resources Officer en Ruhrpumpen.

 

“La vida comienza al final de tu zona de confort” –Neale Donald Walsch

 

Cuando todo en tu vida es tranquilo, sereno y no hay retos que te sean relevantes, es importante preguntarte si quieres emprender un cambio. Vivir en la comodidad de lo que conoces, dominas y desempeñas bien, trae consigo una paz y quietud que puede ser signo de aburrimiento o conformismo.

Tus hábitos, rutinas, habilidades, competencias, son parte de tu zona de confort, pues es aquello en lo que te mueves “como pez en el agua”. Tu zona de aprendizaje empieza cuando te das la oportunidad de hacer algo diferente, algo que te enriquece y que expande tus posibilidades.

Esta segunda parte del artículo te invita a abrirte a la vida explorando tu ser, para descubrirTE y encontrar en ti la riqueza de talentos que puedes trabajar, así como aquellas creencias que te han acompañado desde tu niñez y que debes retar para ser más pleno y feliz.

 

Lo que no sé, que sé

Aquí hay un abismo de oportunidades de crecimiento. En este ámbito están los talentos positivos no descubiertos que, al tener la oportunidad, emergen y florecen, pues ahí está la semilla esperando a recibir el agua o abono para brotar y mostrarse al mundo.

Entre muchos ejemplos, esto sucede:

  • Cuando emprendes un negocio y descubres que tu idea era buena y rentable.
  • Cuando, por primera vez, presentas un proyecto a tu equipo de trabajo o a tu jefe, y te das cuenta de tu asertividad o persuasión.
  • Cuando recibes la oportunidad de liderar un equipo.
  • Cuando aceptas dirigir un grupo en un retiro o llevar a cabo la organización de un evento y resultas ser un líder que convoca, congrega, anima e inspira.
  • Cuando en el trabajo te ofrecen una asignación internacional y descubres tus capacidades para trabajar en ámbitos interculturales.

¿Te has puesto a pensar qué tipo de interrogantes puedes hacer, desde tu trinchera, para impulsar y estimular a quienes están en tu entorno?:

  • Padre / madre: ¿Cómo cultivas el deseo por crecer y desarrollarse en tus hijos? ¿De qué manera los llevas a vivir experiencias que les permitan descubrir sus talentos?
  • Líder educativo: ¿De qué manera despiertas esa “chispa” que lleve al estudiante a vivir inmerso en un proceso de autodescubrimiento y a que sea de los que dicen “sí” a los retos de la vida?
  • Empresario, empresaria o líder de empresa: ¿Cuántas veces ofreces oportunidades para que más empleados descubran su potencial? ¿Existen procesos sistemáticos e intencionados para que esto suceda en tu empresa?
  • Médico, administrador, abogado o ama de casa: ¿Te atreves a asumir retos en el día a día que te ayudan a perfilarte para ser protagonista de más y mejores oportunidades? ¿Trabajas continuamente con tal compromiso que puedes ser el candidato perfecto para asumir más o mayores responsabilidades?

 

Lo que no sé, que no sé

Así como hay talentos positivos esperando a ser descubiertos, también existen limitantes impuestas por agentes externos o agentes internos (autoimpuestas). Existen algunas “tatuadas” en nuestras vidas desde la infancia, adolescencia o edad adulta, algunas se sellan en nuestro inconsciente a raíz de un evento y, al ser restrictivas, impiden que alcances el máximo potencial en tu vida personal o profesional. Además, tu acción en el mundo se ve encapsulada por esta limitante.

En muchas ocasiones, estas limitantes provienen del ámbito cultural o familiar en el que crecimos y nos desarrollamos y “damos por hecho” la veracidad de afirmaciones que no tienen ningún sustento –creencias–, pero que damos por ciertas y partimos de ahí para fundamentar nuestras acciones y anhelos en la vida.

Por ejemplo, puedes descubrir aspectos que no sabías de ti:

  • Cuando contestas un test psicológico, proyectivo, psicométrico, de personalidad, de liderazgo, de resolución de conflictos o una prueba de 360 grados y permites que los datos te revelen aquello que es una limitante para tu crecimiento.
  • Cuando inicias procesos de desarrollo personales guiados por un experto y, a partir de tu lenguaje o acciones, te lleva a descubrir aquello que limita tu acción.
  • Cuando cuentas con alguien cercano que se atreve a “espejearte” y estás abierto para escuchar aquello que te dicen.

En este contexto también tenemos una responsabilidad compartida:

  • Padre / madre: ¿Qué tipo de creencias has sellado en tus hijos desde la infancia? ¿Cuántas de ellas les empoderan y cuántas les limitan?

Muchas veces vemos reflejadas las creencias en lo que papá, mamá o abuelos decían o hacían; también están en las tradiciones y en los refranes populares.

  • Líder educativo: ¿En qué forma empoderas a tus estudiantes para que confíen en sus capacidades y “sellen” creencias de éxito?
  • Empresario, empresaria o líder de empresa: ¿Cuántas veces ofreces oportunidades para que más empleados descubran sus limitantes? ¿Existen procesos sistemáticos e intencionados para que esto suceda en tu empresa?
  • Ejecutivo o ejecutiva: ¿Te atreves a recibir feedback con una actitud abierta para conocer tus limitantes?

Aquello que no sabes que no sabes, llega con oportunidades especiales de retroinformación o procesos diseñados para el autodescubrimiento; requieren de una actitud abierta y del deseo consciente de una evolución en tu vida.

Cuando una limitante es descubierta, ingresa al plano de lo consciente y, por tanto, puede pasar de ser algo “que no sé, que no sé” a ser algo “que sé”, algo por “lo que puedo emprender acciones para enriquecer mi estado actual”. Ahora el tema es si quieres o no aceptar el reto.

Ambos, los talentos positivos o las características restrictivas, pueden permanecer ocultas hasta que algo provoca que emerjan. Aquí el tema es si eres de los que esperan que algo suceda o de los que provocan / trabajan para que algo suceda.

¿Dejas que las circunstancias de la vida te dirijan o tú diriges tu vida? ¿Esperas a que un suceso provoque el cambio o buscas y te comprometes en procesos de cambio? ¿Qué te ha cambiado en la vida? ¿Sucesos o procesos?

Te invito a no esperar que la vida “te suceda”; dejar que tu crecimiento dependa de lo que te sucede, es permanecer inactivo ante tus posibilidades de crecimiento. En cambio, tomar las riendas en un proceso diseñado para liberar tus talentos, para descubrir tu potencial, es dar un paso al frente para vivir en plenitud y comprometerte con la vida.

Los procesos de coaching son una excelente herramienta para descubrir aquello que tenemos en el plano de lo desconocido y que tiene un enorme potencial para tu evolución y trascendencia. ¿Aceptas el reto?

“El secreto para salir adelante es empezar”

–Mark Twain

 


Conoce el autor:

Guadalupe RamosGuadalupe Elena Ramos, Chief Global Human Resources Officer en Ruhrpumpen. Consultora en Desarrollo Organizacional. Fue Directora de Internacionalización en el Corporativo de la Universidad Valle de México, Vicerrectora de Educación Media Superior y Formación Integral en la Universidad de Monterrey (UDEM), así como Directora de Comunidad Universitaria en la misma universidad. Su doctorado y un Master en Sociología los obtuvo en la Universidad Complutense de Madrid. Tiene Maestría en Administración en la UDEM.

 


Curso de Inteligencia Emocional

 


Comparte este artículo en tus redes sociales: