El Reto de Trabajar en Equipos Multiculturales

Multicultural

 

¿Has llegado a un país que no conoces, donde hablan otro idioma y te sientes perdido?  Nuestra reacción natural es buscar un mapa.

Algo similar sentimos cuando estamos en un grupo con personas de otras culturas, entre las cuales, aún hablando el mismo idioma, reaccionamos en formas muy diversas. También necesitamos un “mapa cultural”.

Lo que la gente de un país o cultura ve como apropiado o de sentido común, puede ser diametralmente opuesto a lo que ciudadanos de otro país interpretan.  No es de extrañar que cuando un ejecutivo holandés está orgulloso de hablar “directo” a su colega latino, éste se sienta insultado; o que cuando un ejecutivo francés la de retroalimentación “honesta” a su colega norteamericano, éste interprete que será despedido.

Erin Meyer*, se dio a la tarea de hacer un “mapa cultural”, donde ubica a las diversas culturas internacionales en diferentes niveles de 8 escalas.  Estas escalas incluyen:

  1. Comunicación: Bajo Contexto vs. Alto Contexto
  2. Retroalimentación Negativa: Directa vs. Indirecta
  3. Persuasión: Teoría vs. Práctica
  4. Liderazgo: Igualitario vs. Jerárquico
  5. Toma de Decisiones: Consenso vs. Autoritario
  6. Confianza: Cognitiva (por Resultados) vs. Afectiva (por Relaciones)
  7. Desacuerdos: Confrontación vs. Evitación del Conflicto
  8. Tiempo: Lineal vs. Flexible

Es interesante diferenciar que cada uno de nosotros nos ubicamos en algún punto de cada escala, sin embargo, la riqueza viene no solo de saber en dónde estamos en términos absolutos, sino en términos relativos a la persona con la que estamos conviviendo.

Hablemos, por ejemplo, de la percepción del “tiempo”, hay culturas que tienen una percepción muy lineal del tiempo (Alemania o Suiza por ejemplo) y otras mucho más flexibles (como India o Arabia Saudita), donde el trabajo fluye y se va adaptado a las muchas actividades que ocurren simultáneamente.

Si citamos a una reunión de trabajo a las 10:00 AM, nuestros colegas alemanes esperan que inicie exactamente a las 10:00 AM.  Sin embargo, nuestros colegas de Brasil o Nigeria, iniciarán probablemente entre 10:00 y 10:45, dependiendo del tráfico, el clima y otras muchas variables externas; sin embargo, para ellos, la reunión inició a tiempo.  Esto obviamente generará un sentimiento de frustración en los colegas alemanes, si éstos no están consientes de las diferencias culturales.

Ubiquemos a México en este mismo contexto del tiempo, probablemente la junta planeada para iniciar a las 10:00 AM inicie realmente a las 10:10 AM.  Para los alemanes inició tarde, para los mexicanos inició a tiempo.

¿Y si la reunión se realiza en Brasil o India? Lo más probables es que inicie a las 10:30, para los mexicanos que esperaban comenzar a las 10:10 ésta habrá empezado tarde, mientras que para los anfitriones habrá iniciado justo a tiempo.

En la primera situación los alemanes estarán frustrados con los mexicanos impuntuales (desde su perspectiva del tiempo), pero en el último ejemplo los mexicanos estarán frustrados con sus colegas brasileños.

Como podemos comprobar, la percepción de cada uno de los involucrados dependerá de los términos relativos entre cada uno de ellos en la escala de referencia.

En un escenario mundial donde los negocios desdibujan las fronteras, es crítico entender las percepciones de cada uno de nuestros colegas, no solo con respecto al tiempo, sino en cada una de las 8 dimensiones definidas por Meyer, para poder entender la forma de liderar, tomar decisiones y hacer que las cosas sucedan en un contexto multicultural.

En próximas emisiones de este blog estaremos entrando en detalle a cada una de las 8 dimensiones, ubicando a la cultura mexicana en relación a las de muchos otros países, y buscando sensibilizarnos de sus diferencias, para lograr una convivencia más efectiva en nuestras relaciones laborales y sociales multiculturales.

* Meyer, Erin, “The Culture Map”, Public Affairs, 2014.


Conoce al autor:

Homero Villarreal  ha sido líder de equipos multinacionales tanto en Estados Unidos como a nivel global logrando no solo la trasformación organizacional sino la filosofía de negocios. Es Master en Ciencias por el Georgia Institute of Technology  y cuenta con formación en Coaching y Eneagrama. Director General Ejecutivo de IDESAA y Consultor de Empresas.