Tener talento no basta, haz un gran esfuerzo para alcanzar el éxito

Hace unos días le dije a mi hija que pensaba que tiene un talento innato en su campo profesional. Para mi sorpresa me respondió que por qué no le decía que era muy inteligente, si ella había tenido muy buenas calificaciones. Le comenté que para mí “tener un gran talento” vale mucho más que haber tenido excelentes calificaciones.

Esta conversación me dejó pensando qué valor percibe una persona cuando se le dice que tiene un talento innato y, además, qué hace con ese talento cuando reconoce que lo tiene (la humildad es la verdad).

Mi hija sin duda tuvo excelentes notas en la escuela, pero igual ha tenido que trabajar un buen número de horas para especializarse en lo que hace actualmente.

¿Eres afortunado y tienes un talento innato para tu actividad profesional? ¡Excelente! Pero no basta. El siguiente paso es estudiar y trabajar gran número de horas y en forma deliberada para llevarlo a un nivel superior.  De no hacerlo, solo quedará como un gran potencial, pero finalmente no desarrollado. Nadie logra un nivel superior sin esfuerzo.

¿Y si no naciste con ese don? Pues no te preocupes. Eres parte de la inmensa mayoría.

Lo importante es que está demostrado que los expertos se hacen, no nacen, por lo que, al tener enfoque en un campo determinado, con mucha preparación y práctica, y la guía o acompañamiento de tutores puedes alcanzar ese gran nivel superior.

Lo importante es visualizar que, en ambos casos, aunque tienen puntos de partida diferentes, llega un punto en que se debe realizar un gran esfuerzo si se quiere explotar el talento.

Un nivel superior se logra cuando conviertes tu trabajo en arte. Eso ya es otro nivel puesto que en el arte las copias carecen de valor.

Por último, te dejo el pensamiento del escritor español Eugenio d’Ors: «Pero yo te digo que cualquier oficio se vuelve filosofía, se vuelve arte, poesía, invención, cuando el trabajador da a él su vida, cuando no permite que ésta se parta en dos mitades: la una, para el ideal; la otra, para el menester cotidiano. Sino que convierte cotidiano menester e ideal en una misma cosa, que es, a la vez, obligación y libertad, rutina estricta e inspiración constantemente renovada».

– René Mena Seifert


Conoce al autor:

Rene Mena Seifert

René Mena Seifert es creador, fundador y CEO de IDESAA, TRUE e-Learning y del Foro Pro-Talento Empresarial. Su especialidad es el diseño e implementación de soluciones de negocio basadas en proyectos de capacitación y desarrollo de talento hechos a la medida de las empresas.

Compartir