Retiro: Cambio de escenario para potenciar el bienestar y el trabajo en la empresa

Desde hace más de 25 años participo junto con mi esposo en Retiros religiosos de fin de semana para matrimonios. Los primeros años como asistentes, después como organizadores. Y si algo puedo afirmar sin dudar, es que en cada Retiro se suscitan experiencias diferentes, y en muchos casos, resultados transformadores. No deja de sorprenderme de qué forma las personas pueden experimentar giros de 180 grados en sus vidas cuando están dispuestos a trabajar y están abiertos a nuevas perspectivas. Me emociona además la forma en la que se estrechan amistades o se crean nuevas, incluso algunas para toda la vida.

Podría contar cientos de experiencias profundas y vivificantes que me ha tocado presenciar, pero, también, muchas anécdotas divertidas, curiosas, inexplicables, chuscas, y más, y es que, en verdad, aunque exista una planeación, miles de detalles impredecibles ocurren espontáneamente, y todo contribuye para que el resultado final sea grandioso.

Y si bien hablar de un Retiro puede traer a nuestra mente siempre una connotación religiosa, lo cierto es que un esquema así se utiliza muy frecuentemente en otros ámbitos y con muy diversos propósitos y temáticas. ¿Por qué conviene utilizarlo? Es sencillo, porque funciona. Siempre y cuando se den las condiciones necesarias y sea el momento acertado.

Un Retiro da la oportunidad de alejarse

para “mirar con otros ojos” lo que ya se está acostumbrado a ver.

 

Muchas empresas organizan Retiros anuales como catalizadores de cambios.

Los Retiros tienen un poder fuerte para fortalecer a la empresa y a los equipos de trabajo. Son una excelente oportunidad para aprender unos de otros, compartir, innovar, y lograr objetivos específicos. A diferencia de las reuniones de trabajo que normalmente se centran en el quehacer diario o los problemas habituales, los Retiros tienen una visión a largo plazo y abordan temas más profundos.

Por tanto, los Retiros se convierten en un elemento importante para desarrollarse, fortalecer y estrechar vínculos, aumentar rendimiento, sacar proyectos adelante o plantear nuevas metas, evaluar la salud del grupo, y disfrutar de un tiempo de ocio con un propósito. Además, proporcionan un entorno seguro para tomar riesgos y para compartir. Exteriorizar inquietudes y escuchar que otros lo hacen y ver de qué forma lidian con sus propias experiencias, suele ser muy terapéutico y trae grandes beneficios para las personas.

La palabra Retiro también sugiere, como su nombre lo indica, alejarse del bullicio habitual. Por eso es común buscar espacios para apartarse del ritmo frenético de todos los días, donde el tiempo no sea el factor determinante, y donde se respire un aire fresco no solo al exterior sino al interior. Alejarse da la oportunidad de “mirar con otros ojos” lo que se tiene acostumbrado a ver. Propicia un ambiente donde la persona se sienta motivada a cambiar su marco mental y tiene el tiempo suficiente de enfocarse o replantearse asuntos estratégicos y de importancia para sí mismo y para el grupo o la empresa. Y, muy comúnmente, descubre que hay mucho por lo cual se debe estar agradecido y valorarlo más.

Un Retiro puede exceder las expectativas de las personas y de la empresa siempre y cuando se den las condiciones necesarias

Algunas condiciones que son importantes de tomar en cuenta en la preparación:

  • Tener claridad al establecer los objetivos del Retiro y en la planeación del programa. Ninguna actividad debe percibirse pobremente preparada o de relleno.
  • Hacer una agenda que combine perfectamente trabajo, juego, convivencia y descanso.
  • Elegir una excelente locación, que sea práctica y cómoda a la vez.
  • Saber comunicar los beneficios. Los asistentes deben sentirse cómodos con la idea de asistir, y deben percibir que el Retiro será una experiencia valiosa para ellos.
  • Buscar que todos los miembros atiendan el evento. Hay que comunicar la fecha con suficiente antelación para que liberen de compromisos su agenda. Una persona que pierda la experiencia puede sentir desconexión de los demás y falta de actitud para llevar a cabo los acuerdos logrados.
  • Planear Retiros de dos días. Una noche de estadía no es estrictamente necesaria, pero es muy recomendable. Una buena fogata, una noche de aficionados, o una caminata nocturna pueden hacer maravillas en un grupo.
  • Encontrar formas creativas de construir entusiasmo a medida que se acerca el Retiro. Encargar pequeñas tareas o lecturas previas.
  • Cuando las circunstancias lo permiten, se puede involucrar a los mismos participantes en la planeación o ejecución del Retiro, y/o en el establecimiento de criterios para medir el éxito de este. El testimonio de una persona del grupo puede a veces conmover y convencer más que la excelente ponencia de un experto.
Retiros en tiempos de restricciones sanitarias

Uno de los principales aprendizajes que nos dejó el 2020 es que el bienestar emocional es tan importante como el físico. Por otro lado, la experiencia de pandemia sacó a la superficie el formato virtual que en muchas organizaciones ya no se percibe como provisional sino muy útil y ventajoso de seguir utilizando, sobre todo cuando se tiene personal en diferentes locaciones.

Por tanto, dado el hecho que los Retiros proveen múltiples beneficios, pero aún prevalecen condiciones limitadas o restricciones para eventos presenciales de este tipo, ¿es posible pensar en llevar a cabo Retiros en línea?

No solo es posible, sino que es un recurso muy valioso para impulsar alguna urgencia en lo particular, trabajar una situación difícil, o crear un espacio necesario de bienestar para las personas. Por supuesto las condiciones cambian, el objetivo debe ser mucho más específico y las actividades que se preparen deben suplir la falta de un lugar diferente y de la presencia física, pero de fondo la dinámica es similar. De ello hablaremos a detalle en una ocasión posterior.

La gente es y será el activo más importante de toda organización. Prestar atención en sus necesidades, impulsar su desarrollo, y cuidar su experiencia como empleado es de suma importancia. Organizar Retiros periódicos es una excelente herramienta que contribuye a todo ello, y los resultados se verán reflejados en la productividad y en la solidez de la empresa.


Conoce a la autora:

Elisa Bremer es Gerente de Comunicación en IDESAA. Colabora en la elaboración de propuestas de Desarrollo de Talento para las empresas en diversos temas de Liderazgo, Recursos Humanos, Calidad y Administración. Expositora en Congreso Eucarístico Nacional (2015), y actualmente Secretaria y Coordinadora Área Familia de la Comisión Arquidiocesana para los Laicos.

Compartir