El talento es importante. Evalúa el tuyo con ojo crítico.

Cuando estamos frente a la televisión viendo un partido de futbol todos nos volvemos expertos. Somos muy exigentes con los 22 futbolistas. Pensamos que por ser profesionales todos deben estar a la altura de Messi, y no pueden fallar. Lo mismo ocurre con cualquier otro deporte competitivo. Si los jugadores fallan son objeto de nuestra implacable crítica.
 
Nuestro punto de referencia es que el buen atleta: es fuerte, rápido, tiene potencia y velocidad, sabe cómo desplazarse en el campo, es estratega por lo que puede ver las jugadas antes de que pasen, conoce las fortalezas y debilidades de sus oponentes; y obvio, sabe cómo pegarle al balón para que se dirija justo al lugar indicado.
 
Nosotros también somos profesionales. La empresa nos paga un sueldo, mucho o poco, pero ganamos dinero por la actividad que desempeñamos. Algunos trabajamos en el área administrativa, o en recursos humanos, marketing, ventas, finanzas, manufactura, logística, servicio…en fin… ¿somos tan exigentes con nosotros mismos como con esos 22 futbolistas profesionales?
 
Te invito a que evalúes tu talento. Se me ocurren cientos de preguntas, pero por ahora te paso 10.

  1. ¿Sabes por ti mismo qué debes hacer para beneficiar más a la empresa o necesitas que alguien te diga siempre qué hay que hacer?
  2. ¿Haces tu trabajo de manera excelente, o a veces te sale bien y a veces no?
  3. ¿Tienes la capacidad de resolver problemas, ya sea tú mismo o bien coordinando el trabajo de los especialistas que pueden hacerlo?
  4. ¿Eres responsable y acostumbras a tomar la iniciativa, o eres de los que acostumbra utilizar como excusa la frase “nadie me dijo”?
  5. ¿Si ves algo que pueda ser perfeccionado simplemente lo haces, aunque no sea directamente tu responsabilidad?
  6. ¿Piensas y actúas en términos de la empresa? (“te pones en los zapatos” del dueño como si fuera tu empresa).
  7. ¿Eres cumplido, puntual, atento al detalle, persistente, y entregas a tiempo tu trabajo?
  8. ¿Aprendes, y rápido, de tus errores? (la buena intención no alcanza).
  9. ¿Eres crítico (no criticón) con las ideas propias y ajenas, y argumentas tus ideas en forma racional?
  10. ¿Tienes habitualmente control de tus emociones, buenas habilidades de comunicación, y capacidad para entablar buen nivel de conexión con quienes te relacionas?

 
Cada “sí” suma puntos a tu talento. ¿Cómo te sientes con tu resultado? Espero que bien, porque el talento importa, y mucho, pues a mayor talento, mayores probabilidades de éxito. ¿Y si no te sientes bien con el resultado? Entonces elabora un plan personal de capacitación y desarrollo, y esfuérzate.

Los resultados no se darán de la noche a la mañana, pero te aseguro que un buen plan y una consistente ejecución te pondrán en mucho mejor nivel en algunos meses y años.

– René Mena Seifert


Conoce al autor:

Rene Mena Seifert

René Mena Seifert es creador, fundador y CEO de IDESAA, TRUE e-Learning y del Foro Pro-Talento Empresarial. Su especialidad es el diseño e implementación de soluciones de negocio basadas en proyectos de capacitación y desarrollo de talento hechos a la medida de las empresas.

Compartir