Haz proyectos de capacitación que sean rentables para tu empresa

La capacitación se ha convertido en una vía privilegiada para diseñar e implementar soluciones rentables a los retos de negocio.

Algunos ejemplos de cómo las soluciones de capacitación logran que las empresas sean más rentables son:

  • Al tener mejor conocimiento del producto o servicio, el equipo comercial vende más.
  • Al conocerse mejor una nueva legislación (o los cambios en la ley), las empresas cumplen con requisitos legales y evitan riesgos, sanciones y multas.
  • Al asegurar que la gente sigue o conoce nuevos procesos en la empresa, habrá menos retrabajos y recursos desperdiciados.
  • Al tener jefes que traten mejor a sus colaboradores, las empresas tendrán menor costo por rotación.
  • Al tener empleados que dicen a clientes las palabras exactas en el momento adecuado, se eleva el índice de recompra.
  • Al subir la cantidad y calidad de trabajo por persona, y orientarlo a los objetivos correctos, se incrementa la productividad laboral.

Una vez cuantificada la inversión en capacitación y el beneficio de esta, habrá que calcular la rentabilidad.

Inversión en capacitación: El costo de capacitar a cada persona por el número de personas.

Medición del beneficio: Se requiere obtener una medición de cómo lo aprendido se aplica a la realidad del trabajo diario, y cuantificar el impacto de la capacitación en los indicadores de desempeño del negocio. Por ejemplo:

  • ¿Cuánto suben las ventas?
  • ¿Cuántas sanciones o multas se dejan de pagar?
  • ¿Cuántos retrabajos y cuántos desperdicios se evitan?
  • ¿Cuánto baja la rotación?
  • ¿Cuánto sube el índice de recompra?
  • ¿Cuánto aumenta la productividad laboral?

Rentabilidad sobre la Inversión: Finalmente la rentabilidad de la Capacitación se obtendrá de comparar el beneficio contra la inversión.

Cabe hacer notar que el cálculo de los beneficios es más directo cuando la capacitación se dirige a mejorar tareas específicas en el ámbito laboral, o bien cuando se orienta a implementar algo nuevo, como por ejemplo políticas, requisitos, información de nuevos productos, etc. Es decir, cuando las personas reciben nuevas indicaciones o conocimientos relativos a su trabajo y practican lo necesario para aplicarlas.

La capacitación que brindamos a los colaboradores de la empresa tiene la misión de convertirse en uno de nuestros principales medios para generar altos índices de rentabilidad para la organización.

El proceso de medición de la rentabilidad de la capacitación otorga beneficios adicionales más allá de un porcentaje de retorno, ya que nos ayuda a establecer programas de capacitación de una forma organizada y planeada.


Conoce al autor:

Rene Mena SeifertRené Mena Seifert es creador, fundador y CEO de IDESAA, TRUE e-Learning y del Foro Pro-Talento Empresarial. Su especialidad es el diseño e implementación de soluciones de negocio basadas en proyectos de capacitación y desarrollo de talento hechos a la medida de las empresas.

Compartir