Liderazgo positivo en tiempos de crisis

Liderazgo en tiempos de crisis

Precisar el cambio tiene que ver con entender qué cultura queremos crear y hacia a dónde la debemos dirigir, es decir establecer: Liderazgo para el Cambio.

 

…Hace mucho tiempo el CAMBIO llegó para quedarse

Entendiendo por “cambio” una transformación significativa en cualquier aspecto de nuestra vida no debemos olvidar que todo cambio, independientemente de lo que sea, por definición genera: fricciones, incomprensiones, cambios en la manera de ser y hacer las cosas, además de temores, y para ello, como líderes, debemos estar preparados.

El cambio ha sido la ley de la vida desde la antigüedad, sin embargo, la velocidad de cambio actual es sumamente alta y peligrosa para los negocios, la información llega de un lugar a otro con una velocidad asombrosa y el mundo se ha convertido en la famosa “Aldea Global”.

Precisar el cambio tiene que ver con entender qué cultura queremos crear y hacia a dónde la debemos dirigir, es decir establecer: Liderazgo para el Cambio.

A continuación te comparto algunos tips para ejercer Liderazgo en tiempos de Cambio y Crisis:

  • Buscar un alto impacto en la voluntad de las personas: ayuda a generar compromiso.
  • Saber influir en la motivación de las personas: fuerza que mueve, que activa y dirige el
  • Impactar en el comportamiento de las personas: es la conducta orientada a satisfacer necesidades.
  • Convivir con la certeza del error: se cometerán errores y se pagará un precio.
  • Esperar se convierte en una opción: serenidad de estar ciertos en que esto, como todas las crisis, pasará.
  • Estar atento a las oportunidades: vivir esta situación como una oportunidad de cambio y mejora porque también lo es.
  • Cuidar a las personas: bajo ningún concepto debe renunciarse a la ética, ni a los principios, ni hacer trampas o usar la crisis de excusa.
  • Ser un referente de actitud: un líder debe ser referente de entusiasmo, de compromiso, de serenidad, de equilibrio, debe contagiar su pasión y su energía positiva para navegar en la tormenta y salir adelante.
  • Ser fuerte, ser resiliente: la fortaleza tiene que ver con la capacidad de soportar la adversidad, sin romperse, sin venirse abajo, sin abandonar, sin resignarse. La Resiliencia se demostrará recuperando a la empresa de la adversidad y devolviéndola a su lugar previo a la crisis.
  • Cuidar el entorno familiar como un lugar seguro y refugio de lucha diaria ante adversidades: ser responsable ya que si el líder se rompe todos sufren.
  • Ser exigente consigo mismo: cuando la crisis pasa te puedes “mirar en el espejo y sentirte orgulloso de sí mismo”.
  • Concentrarse en su zona de influencia: poner tu energía en aquello que solo depende de ti.

Recuerda, el liderazgo no se pone a prueba cuando las aguas están tranquilas. La mayoría de las crisis son impredecibles, lo cual provoca que se deban tomar decisiones sobre la marcha y sin tiempo de planear. La forma en la que un líder aborde las cosas en tiempos de dificultad determinará en gran medida la forma en la que se le reconozca en el futuro.

 


Conoce al autor:

 Lic. Ma. Leticia Torres Chávez. Consultora IDESAA | Lic. en Psicología, especializada en procesos de Recursos Humanos y Calidad (Competencias, Reclutamiento y Selección y Capacitación y Desarrollo.