Es hora de repensar tus competencias de liderazgo

 

Competencias de Liderazgo

La tendencia se dirige hacia un liderazgo colaborativo con un enfoque en el éxito grupal, que logre más con y a través de otros.

 

Si viviéramos en la antigüedad cuando el progreso significaba dominio territorial y conseguir victorias en el campo de batalla, buscaríamos como líderes a hombres fuertes, valientes e imponentes con la capacidad de pensar mejor que el enemigo. Si viviéramos en la era industrial, buscaríamos mentes científicas sobresalientes. Al ritmo que el mundo sigue cambiando es importante repensar qué habilidades, comportamientos y mindsets deben encarnar y desarrollar los líderes de hoy, tanto en sí mismos como en los demás.

A medida que las empresas evolucionan, la mayoría se han percatado de la importancia de invertir en el desarrollo de líderes como estrategia fundamental para impulsar el desempeño de los colaboradores y la salud de la organización. Hoy en día se vive un clima cada vez más flexible, digital y ágil, y la tendencia se dirige hacia un liderazgo colaborativo con un enfoque en el éxito grupal, que logre más con y a través de otros.

Si bien, las empresas confían en los equipos para desarrollar nuevas ideas e involucrar a los colaboradores en desarrollar soluciones, a menudo se asume que todos los miembros del equipo cuentan con las habilidades necesarias para trabajar de manera efectiva con otros o para liderar diferentes proyectos. Sin embargo, en las experiencias reales del equipo se presentan contribuciones desiguales, discusiones, o un enfoque en la búsqueda de objetivos individuales, lo que conduce a resultados que distan de los esperados.

Entonces, ¿qué habilidades de liderazgo desarrollar en nosotros mismos y en los líderes de nuestra empresa que nos permitan sortear las dificultades, nutrir a los que nos rodean y crear equipos efectivos en los tiempos en que vivimos? Aquí algunas de ellas:

  • Autoconocimiento: La capacidad de reflexionar sobre nosotros mismos, practicar la introspección y autoconciencia para saber cuándo avanzar y cuándo retroceder.
  • Aprendizaje continuo y desarrollo de otros: La capacidad de dominar la complejidad, crecer personalmente y cultivar el crecimiento en los demás.
  • Comunicación efectiva: Capacidad crítica para comunicarnos hábilmente hacia arriba, hacia abajo, a través e incluso fuera de la organización. Crear mensajes claros y convincentes, interactuar para generar confianza y relaciones sólidas y, mostrar una presencia genuina y auténtica en cada situación.
  • Influencia: La capacidad de crear energía, motivar a otros a la acción y evocar emociones positivas.
  • Colaboración y negociación: Ser un colaborador, empoderar al equipo partiendo de un lugar de respeto y comprensión mutuos.
  • Adaptación: Fomentar la disrupción, el cambio y hacer que las cosas sean adecuadas para un nuevo propósito.

Es esencial sumar la capacidad para asumir la responsabilidad tanto por los éxitos como por los fracasos del equipo. El liderazgo no es la ausencia de fracaso, sino aprender de los errores y asimilar el aprendizaje de cada experiencia.

El liderazgo es tanto un arte como una ciencia, y siempre está evolucionando. Repensar las competencias para un liderazgo efectivo en nuestra actualidad nos deja espacio para luchar por los logros personales y profesionales, y a la vez adoptar el enfoque de equipo mientras que en el proceso, enriquecemos y empoderamos a nuestros colaboradores.

 


 

Yolanda BarqueraYolanda Barquera Directora de Desarrollo de Talento de IDESAA. Es coach y consultora de negocios en las áreas de desarrollo de talento y análisis de procesos. Tiene una pasión por el desarrollo y los procesos de cambio y le encantan las nuevas oportunidades para seguir aprendiendo. Especialista en el diseño e implementación de proyectos e-Learning.