¿Por qué invertir en capacitación y en reskilling ya no es una opción sino una necesidad?

¿Por qué invertir en capacitación y en reskilling ya no es una opción sino una necesidad?

Mi padre dedicó numerosos años de su vida a una sola empresa. Cuando obtuvo reconocimiento por su experiencia en el sector, optó por emprender su propio negocio en la misma área profesional hasta su jubilación. La trayectoria profesional de mis hermanas y la mía ha seguido un camino distinto. Inicialmente, nos enrolamos en trabajos relacionados con nuestras formaciones universitarias, pero a medida que descubrimos y desarrollamos nuestras competencias, nos aventuramos a experiencias laborales en otras áreas. La generación de mis sobrinos, quienes hoy rondan los treinta años, ha acumulado valiosas habilidades a través de experiencias internacionales, emprendimientos exitosos y empleos en empresas de renombre, todo mientras viajan por el mundo.

Este panorama empresarial en constante evolución nos deja claro que, en la actualidad, el reskilling, que implica la adquisición de nuevas competencias, se ha vuelto esencial no solo para cada colaborador, sino también para las empresas que los contratan. Esto se debe al ritmo sin precedentes en el que los roles y las actividades laborales evolucionan, desaparecen y emergen.

El Informe sobre el Futuro del Empleo 2023 del Foro Económico Mundial establece que el 44% de las competencias de los trabajadores se verán afectadas en los próximos cinco años. Se prevé que seis de cada diez trabajadores necesitarán recibir capacitación antes de 2027. Las habilidades de pensamiento analítico, seguidas de cerca por el pensamiento creativo y la capacidad de trabajar con IA y Big Data, se destacan como las más prioritarias. A pesar de que el 48% de las empresas consideran que mejorar el desarrollo y la promoción del talento es crucial, solo la mitad de los empleados tienen acceso a oportunidades de capacitación adecuadas, lo cual es un grave error.

En este entorno, proveer capacitación y programas de reskilling ya no es una ventaja, sino un imperativo. Ahora no es el momento de que las organizaciones eliminen la capacitación y el desarrollo de los colaboradores, ya que se podría carecer de las habilidades críticas necesarias para mantenerse competitivos. Algunas empresas se resisten a invertir en capacitación y desarrollo porque temen que los competidores se lleven a los colaboradores bien preparados. Sir Richard Branson, el extravagante fundador y CEO del Virgin Group, comentó: “Forma a la gente lo suficientemente bien para que pueda irse, trátala lo suficientemente bien para que no quiera hacerlo. De lo que los líderes empresariales deberían tener miedo es de no capacitarlos y que se queden”. Tiene toda la razón.

Algunas otras razones de peso para implementar programas de capacitación y de reskilling en la organización son las siguientes:

  • Atraer a nuevos talentos: Casi nueve de cada diez candidatos quieren incorporarse a una empresa que cuente con oportunidades de capacitación y desarrollo de sus competencias, así como posibilidades de promoción profesional.
  • Retener a los colaboradores actuales. La encuesta anual más reciente de PwC reportó que las empresas con programas sólidos de capacitación y desarrollo tienen un mayor compromiso de los colaboradores y son mejores en la retención de los mejores talentos.
  • Impulsar el desempeño de la organización. Investigaciones de Josh Bersin revelan que las empresas que promueven el desarrollo profesional tienen 2.6 veces más probabilidades de superar sus metas financieras. Las formaciones en habilidades blandas (soft skills) y gestión son prioridades al ofrecer programas de reskilling a los colaboradores.
  • Reducir los costos de adquisición de talento. Según un reporte de LinkedIn Learning, setenta y nueve por ciento de los profesionales de capacitación y desarrollo están de acuerdo en que es mucho menos costoso volver a capacitar a un colaborador actual que contratar y capacitar a uno nuevo.
  • Facilitar la adaptación a cambios. Con la constante transformación debido a avances tecnológicos, cambios en los modelos de negocio y nuevas demandas del mercado, al invertir en reskilling, los colaboradores se vuelven más flexibles y con mayor capacidad de adaptación a estos cambios, algo fundamental si tenemos en cuenta lo señalado por el informe del Foro Económico Mundial respecto a que el 44% de las competencias básicas cambiarán de aquí a cinco años.
  • Mejorar la eficiencia. Invertir en capacitación y desarrollo ayuda a las empresas a hacer más con menos. Una investigación de Gartner muestra que el número de competencias necesarias para un puesto de trabajo ha aumentado un 10% cada año desde 2017.
  • Combatir la brecha digital: La rápida expansión y adopción de la IA está generando una gran necesidad de reskilling. La automatización de tareas repetitivas está cambiando la naturaleza de ciertos trabajos y requiere menos colaboradores, lo que hace que el reskilling sea esencial.

¿Cuál es el estado de la capacitación y el desarrollo en tu organización? ¿Se están ofreciendo oportunidades para el reskilling que satisfagan las necesidades de desarrollo de los colaboradores y de la empresa? Las organizaciones que reconocen esta necesidad y brindan un sólido respaldo, desde otorgar más tiempo para el desarrollo de habilidades durante la jornada laboral hasta proporcionar mejores beneficios y programas de capacitación y reskilling, estarán un paso adelante en la continua competencia por el talento.

En IDESAA contamos con un staff de consultores especializados en todas las áreas de negocio, con amplia experiencia en brindar orientación y herramientas, para facilitar y acompañar a las empresas en procesos de solución de problemas e implementació del cambio, así como de planeación, análisis, establecimiento de metas, KPI´s y más.

Contacta a un asesor IDESAA para más información contacto.

¡Suscríbete
a nuestro blog!

Recibe de manera semanal artículos con temas para hacer más efectiva la Capacitación y Desarrollo de tu empresa.

Continuar


Conoce a la autora:

Yolanda BarqueraYolanda Barquera es Directora de Desarrollo de Talento de IDESAA. Es coach y consultora de negocios en las áreas de desarrollo de talento y análisis de procesos. Tiene una pasión por el desarrollo y los procesos de cambio y le encantan las nuevas oportunidades para seguir aprendiendo. Especialista en el diseño e implementación de proyectos e-Learning.