Formas para incorporar el upskilling y reskilling en tu empresa

La pandemia generó algunas necesidades nuevas para la capacitación y el desarrollo de los colaboradores, pero sobre todo, aceleró algunas tendencias ya existentes, como es el caso del upskilling y reskilling. Es interesante que las búsquedas de estos términos en Google se han incrementado en un 300% en los últimos 5 años.  

Según una encuesta de McKinsey de este 2021, 69% de los trabajadores encuestados desea adquirir más habilidades que en 2019 para hacer frente al mundo post-pandémico. Entre estas habilidades se encuentran: el liderazgo, la adaptabilidad, el manejo del estrés, el pensamiento crítico y creativo, las habilidades digitales y las habilidades para el uso de la tecnología.

Está claro que en el nuevo “ambiente cultural” las empresas se están enfrentando a la necesidad de desarrollar rápidamente a sus colaboradores y en este contexto el rápido upskilling o reskilling brindan una solución eficaz. Estas prácticas desempeñan un papel crucial para ayudar a las organizaciones a retener el talento, a ganar el compromiso de los colaboradores y a satisfacer las necesidades cambiantes de la empresa.

A menudo es fácil confundir estos dos términos, por lo que conviene revisar sus diferencias:

  • El upskilling (mejora o perfeccionamiento de las competencias) es la formación destinada a la mejora de las habilidades actuales para poder seguir teniendo éxito en la misma profesión o campo de trabajo, así como adaptarse a los cambios en la función que se desempeña. Por ejemplo, cuando un ejecutivo de ventas aprende a utilizar herramientas digitales para prospectar, realizar presentaciones en línea y dar seguimiento a sus clientes de forma virtual.
  • El reskilling (capacitación en nuevas competencias) consiste en obtener nuevos conocimientos y habilidades para prepararse para una ocupación completamente nueva. Por ejemplo, enseñar a un representante de ventas habilidades para el uso de las redes sociales, para que pueda ocupar un puesto en el equipo de marketing.

Tanto si planificas el perfeccionamiento de las competencias –upskilling– como la capacitación para adquirir nuevas –reskilling-, es esencial que como Desarrollador de Talento diseñes e implementes una estrategia de capacitación y desarrollo en función de las necesidades que tenga tu organización (basado en un análisis de los gaps de competencias) ya sean por cambios de enfoque estratégico, la implantación de nuevas tecnologías o condiciones externas, como una pandemia. La adaptación a estos cambios suele requerir nuevas competencias.

A continuación, te comparto una lista con algunas formas que puedes considerar dentro de los programas para desarrollar o perfeccionar las competencias de los colaboradores de tu empresa:

  • Rotaciones de puestos
  • Ampliar el puesto (incluir actividades a una función existente)
  • Coaching entre pares
  • Mentoring y Reverse Mentoring
  • Formar a través de expertos/especialistas externos
  • Incorporar asignaciones de mayor impacto a una función
  • Proyectos individuales o de grupo para solución de problemas, automatización, mejora de procesos, reducción de costos, etc.
  • Trayectorias o itinerarios de aprendizaje por función o por persona
  • Cursos impartidos por un instructor
  • Cursos eLearning
  • Debates en grupo
  • Sesiones de aprendizaje colaborativo
  • Actividades y retos prácticos
  • Simulaciones
  • Certificaciones

El aprendizaje es multifacético, por lo que es conveniente ir más allá del programa de capacitación habitual y poner en marcha una variedad de intervenciones que construyan conocimientos y habilidades, e impulsen a los colaboradores a desarrollar sus competencias a través de experiencias que les permitan ponerlas en práctica. Algunas de estas alternativas pueden funcionar mejor que otras dependiendo de tu organización, y generalmente, tiene un mejor resultado la combinación de varias de ellas. Por otro lado, tendrás que elegir los formatos que mejor se adapten a los objetivos particulares del upskilling o reskilling y al perfil de los colaboradores.

Es prácticamente seguro que el perfeccionamiento de las competencias –upskilling– y la capacitación en nuevas competencias –reskilling– seguirá manteniendo su importancia. Te invito a que al igual que muchas organizaciones de éxito pongas en marcha estrategias para que la adquisición y mejora de las competencias se convierta en un proceso continuo para sustentar la transformación de la organización y no en un proyecto único.


Conoce a la autora:

Yolanda BarqueraYolanda Barquera es Directora de Desarrollo de Talento de IDESAA. Es coach y consultora de negocios en las áreas de desarrollo de talento y análisis de procesos. Tiene una pasión por el desarrollo y los procesos de cambio y le encantan las nuevas oportunidades para seguir aprendiendo. Especialista en el diseño e implementación de proyectos e-Learning

Compartir