Planes de desarrollo individual a largo plazo: estrategia de doble beneficio para colaboradores y empresa

Planes de desarrollo individual a largo plazo: estrategia de doble beneficio para colaboradores y empresa

Los planes de capacitación a largo plazo se han convertido en una estrategia vital para impulsar el aprendizaje continuo y asegurar que los colaboradores en tu organización adquieran las habilidades y conocimientos necesarios para enfrentar los desafíos futuros. Se basan en una perspectiva estratégica que va más allá de la capacitación y busca un crecimiento gradual y sostenible.

Al establecer metas a largo plazo, los colaboradores pueden trazar una ruta clara de crecimiento y adquisición de habilidades alineadas con sus aspiraciones profesionales. Esta planificación a largo plazo no solo brinda una estructura clara, sino que también genera un sentido de propósito y motivación.

En las organizaciones es importante tener en cuenta lo siguiente al definir este tipo de planes:

  • Metas a largo plazo: Establecer metas a 2 o 3 años que se alineen con los objetivos de la organización y las aspiraciones profesionales de los colaboradores. Es importante revisar y ajustar periódicamente a medida que evolucionan las necesidades y los intereses.
  • Crecimiento progresivo: Los planes individuales de desarrollo a largo plazo deben tener un enfoque gradual, permitiendo que los colaboradores adquieran habilidades y conocimientos de manera paulatina y sistemática.  Es importante recordar que esto implica la planificación de diferentes etapas de desarrollo a lo largo del tiempo, incorporando programas de capacitación específicos para cada etapa.
  • Flexibilidad: A lo largo del tiempo, los intereses y necesidades pueden cambiar. Por lo tanto, es importante que los planes de capacitación a largo plazo sean flexibles y se puedan ajustar según sea necesario. Esto garantiza que el desarrollo se mantenga relevante y se adapte a las circunstancias cambiantes tanto de los colaboradores como de la organización.
  • Evaluación continua: Es fundamental realizar evaluaciones regulares del progreso y el impacto de los planes de desarrollo a largo plazo. Esto permite identificar áreas de mejora, reconocer los logros y realizar ajustes si es necesario.

Por otro lado, las organizaciones también se benefician al implementar planes de capacitación a largo plazo, ya que les permite:

  • Retener y atraer talento: Los planes de desarrollo demuestran el compromiso de la organización con el crecimiento de sus colaboradores.
  • Aumentar la productividad: Los colaboradores capacitados y actualizados en sus habilidades tienden a ser más productivos y eficientes en su trabajo.
  • Mejorar la calidad y la innovación: Los colaboradores capacitados tienen las habilidades necesarias para generar ideas innovadoras y mejorar la calidad de los productos y servicios de la organización.
  • Fomentar un clima laboral positivo: El desarrollo y la capacitación a largo plazo crean un ambiente laboral positivo y de aprendizaje continuo.

Cuéntanos ¿Cómo han implementado los planes de desarrollo a largo plazo en tu organización?

Para más información, te invitamos a leer el artículo previo: Plan de Desarrollo Individual (PDI): Compromiso y satisfacción mutua entre la compañía y el colaborador


Un liderazgo exitoso se basa en el equilibrio de capacidades profesionales y de bienestar personal, por ello, en IDESAA hemos creado programas de capacitación que desarrollan soft skills imprescindibles para que los líderes impulsen su bienestar y el de su equipo, con mejores resultados para la empresa e impacto en la sociedad.

Contacta a un asesor IDESAA para más información de soluciones de capacitación contacto

Conoce al autor:

Hilary Cruz es Licenciada en Administración por la Universidad Autónoma de Nuevo León, con experiencia laboral en Recursos Humanos y en el Desarrollo de Nuevos Negocios. Colabora en IDESAA en Desarrollo de Talento