Capacitación y desarrollo en tiempos de crisis, ¿invertir sí o no?

Tiempo de lectura promedio: 7 minutos
En el artículo…
  • ¿Cómo responder ante la incertidumbre?
  • ¿En qué capacitar?
  • Reorganización para adaptarse a las nuevas condiciones.

Capacitación Invertir ¿Sí o No?

 

Los colaboradores de las empresas tienen que estar preparados para enfrentar mejor los desafíos

 

 

¿Quién puede hoy -en plena crisis- estar seguro de lo que hará en el futuro y por tanto cómo saber si estará preparado para llevarlo a cabo con éxito?

La falta de certeza es causa de estrés, y por si fuera poco en las empresas es común escuchar frases como estas: es época de austeridad; hay que adaptarse a las nuevas condiciones; no hay presupuesto para capacitación; hacer lo que se pueda con los recursos que se tienen. O la lapidaria “el puesto -el trabajo- está en riesgo”.

¿Cómo responder ante esa incertidumbre?

Las circunstancias nos obligan a tener resiliencia, es decir la capacidad no solo de sobrevivir sino de aprender, de crecer y de fortalecerse. Si se asume que en los tiempos actuales solo queda adaptarse a la falta de presupuesto y por tanto no se emprenden nuevos proyectos entonces no hay resiliencia.

Cuando la empresa Apple estaba en una situación de crisis Steve Jobs afirmó: “La cura para Apple no es un recorte de gastos. La cura es innovar”. La solución no es gastar menos, sino mejor. Invertir en aquello que sirva para salir adelante y prosperar más rápido.

Ahí está la clave para las decisiones de capacitación y desarrollo. Si en los negocios tener éxito implica evolucionar continuamente, entonces, detener la capacitación y desarrollo retrasará y debilitará a la organización, por lo que después será mucho más complicado y caro recuperarse para tratar de salir adelante. Los colaboradores de las empresas tienen que estar preparados para enfrentar mejor los desafíos.

¿En qué capacitar?


Habilidades personales / Soft Skills

Si las actividades que se realizan en la mayoría de los trabajos están cambiando entonces la capacidad de adaptación es un punto crítico. Esa capacidad es la suma de muchas habilidades tal y como Fernando Savater lo expresa en su libro El valor de Educar: “Una persona capaz de pensar, de tomar decisiones, de buscar la información relevante que necesita, de relacionarse positivamente con los demás y cooperar con ellos, es mucho más polivalente y tiene más posibilidades de adaptación que el que sólo posee una formación específica”.

Las capacidades digitales y técnicas específicas evolucionarán conforme cambien las formas de trabajar, por lo que el desarrollo de la inteligencia emocional, las habilidades del pensamiento, las habilidades sociales y de comunicación, el autodominio y la organización personal, así como la capacidad de gestión y de liderazgo, es lo que nos permitirá hacer frente con éxito a los cambios e innovaciones en el horizonte y alcanzar con ello un mejor desempeño en el trabajo.

Creación y gestión de proyectos

El momento obliga a tomar la iniciativa para presentar nuevos proyectos al equipo directivo de la empresa, no solo a “esperarlos” para su ejecución. Se trata de presentar proyectos que generen valor y eficiencias para la empresa. Una vez aprobados, es necesario saber llevarlos a cabo de la mejor manera con una administración profesional. Se visualiza la necesidad, se crea el proyecto, se integra y se implementa. La capacitación debe ser el impulsor de las capacidades necesarias para presentar proyectos de mejora con su costo-beneficio.

Reorganización para adaptarse a las nuevas condiciones

Harvard Business Review en The Management Tip of the Day comparte -a propósito de la crisis económica- una serie de preguntas muy interesantes: ¿está su equipo enfocado en las prioridades correctas y siguen siendo sus objetivos relevantes para la situación actual? ¿tienen sentido el alcance y rendimiento del equipo dada la nueva realidad?

Si los equipos continuan realizando sus actividades como lo hacían algunos meses atrás, esto debe ser motivo de preocupación. Hoy se espera que todos los equipos estén trabajando de forma diferente. Es necesario desarrollar las capacidades que permitan reorganizarse para lograr los objetivos en este nuevo mundo en el que estamos viviendo, ser capaces de revisar cuáles son las prioridades y el alcance de las diversas actividades.

Entonces, capacitación y desarrollo en tiempos de crisis, ¿sí o no?

Por supuesto que sí. Pero bien dirigida y optimizada para desarrollar habilidades personales en mayor medida que permitan tener la capacidad de adaptarse a las nuevas circunstancias, para crear y desarrollar proyectos, para -en suma- aumentar la resiliencia de las personas y por tanto de la organización.


Conoce al autor:

Rene Mena SeifertRené Mena es creador, fundador y CEO de IDESAA Escuela de Negocios, TRUE e-Learning y del Foro Pro-Talento Empresarial, emprendedor experto en el Diseño de Soluciones de Desarrollo de Talento Empresarial.