Competencias para el Éxito Profesional: Cómo lograr mayor progreso con cada capacitación que realices

 

¿Qué competencias debo desarrollar para mejorar mi carrera profesional?

Esta es una pregunta que muchos nos hacemos en diferentes etapas de nuestra trayectoria laboral. Determinar las competencias que requiere parte de que tengas claro cuál es o cuál debe ser tu expertise profesional. Ese expertise no es otra cosa que la suma y la correcta combinación de una serie de competencias. A menudo estas competencias no quedan reflejadas en el curriculum o incluso en una evaluación de desempeño, por lo que es importante identificarlas y hacerlas notar como aquello que te diferencia de los demás y te da ventajas personales y profesionales.

La definición de una competencia requiere que inicie con un verbo en infinitivo pues cada una de ellas complementa la idea/frase “soy competente para…”. Entonces, algunos buenos ejemplos de competencias son los siguientes:

  • Comprar commodities del ramo alimenticio
  • Crear e implementar una campaña de marketing digital
  • Dar mantenimiento preventivo en procesos metalúrgicos
  • Elaborar el diseño instruccional para cursos en la modalidad virtual
  • Negociar con sindicatos
  • Crear y mantener una cartera de empresas cliente de servicios de consultoría
  • Reclutar ejecutivos mandos medios y superiores

Como ves, en los ejemplos anteriores resulta claro que cada competencia requiere de una serie de conocimientos (saber) y de habilidades (saber hacer). Así, por ejemplo, ser competente para “negociar con sindicatos” implica tener conocimientos como leyes laborales y tipos de sindicatos, y habilidades como autocontrol, empatía, negociación y comunicación.

La formación mediante la que se adquieren conocimientos y desarrollan habilidades tendrá mucho mayor impacto en la medida que se le relacione directamente con una competencia específica que se desee impactar.

Siguiendo el ejemplo anterior, un excelente curso de negociación podrá tener mucho mayor impacto para un especialista en negociación con sindicatos si este tiene conocimiento pleno del uso que le dará a la capacitación en términos de la competencia que desea impulsar. Incluso, en el mismo curso podría tener como compañero a un ejecutivo del área comercial que necesita la misma habilidad para ser competente, pero en algo muy distinto. No basta que el vendedor participe en el curso de negociación pues “tiene que saber negociar” (lo cual es obvio), o porque “tiene que aumentar sus ventas” (lo cual también es obvio), sino que debe tener claro en qué requiere ser más competente. Un ejemplo es “ser competente para crear y mantener una cartera de empresas cliente para la venta de servicios de consultoría” lo que le apremia a saber negociar, que es justamente la habilidad que está buscando hacer crecer en esa capacitación.

En la realidad que nos toca constatar cada día, la alineación entre las competencias que las personas necesitan y la capacitación que reciben permanece sin relación. El primer paso para crecer profesionalmente será determinar cuáles son esas competencias que requieres. Posteriormente, asegurar que tu plan de aprendizaje está orientado a crecer en aquellas competencias que te permitirán ser más productivo y que van directamente relacionadas con tu éxito y con el de la organización en la que colaboras.


Conoce al autor:

René Mena es un apasionado por emprender e innovar en desarrollo de talento. Fundador y CEO de IDESAA Escuela de Negocios, TRUE e-Learning, Instituto Crexcer, y el Foro Pro-Talento Empresarial.


Algunos cursos que te podrían interesar:

Diplomado desarrollo de talento Diplomado Recursos Humanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *