Curación de contenidos: Indispensable en el futuro de la capacitación

El 73% de los trabajadores dicen que diariamente sufren de sobrecarga de información. Sin embargo, es muy interesante lo que dice el profesor Clay Shirky, de la Universidad de Nueva York: “No existe la sobrecarga de información. Existe un filtro deficiente”. En su opinión, no se trata de estar expuesto a demasiada información, sino a demasiada información equivocada. Y esto no es culpa nuestra: Antes de Internet, publicar contenidos impresos era caro, por lo que debían ser de suficiente calidad para garantizar la rentabilidad de lo invertido. Así que los editores y redactores actuaban como filtros de control de calidad. Pero ahora, el costo de publicar contenidos ha bajado tanto que ahora cualquiera con tiempo y acceso a Internet puede publicar cualquier cosa. Entonces, el control de calidad se ha desplazado hacia nosotros. ¡Todo un reto!

Como responsables de Capacitación y Desarrollo, un desafío asociado a esta cuestión es ayudar a los colaboradores de nuestras empresas a gestionar sus filtros de información y a protegerse de la sobrecarga. Particularmente, la curación de contenidos es importante ya que es posible que parte del contenido que se requiere para la capacitación ya exista (en línea y otras fuentes), pero se requiere enfocar esfuerzos en encontrar y compartir los tipos de contenidos que los participantes requieren y prefieren a partir de los recursos más fiables que sea posible encontrar.

La curación de contenidos es un término que describe el acto de encontrar, agrupar, organizar o compartir los mejores y más relevantes contenidos sobre un tema específico que beneficie a las necesidades de capacitación de la empresa. Para ampliar esta idea, podemos decir que la curación de contenidos para la capacitación significa:

  • Encontrar el mejor contenido de múltiples fuentes, normalmente contenidos externos
  • Filtrarlo para que solo se considere el contenido más relevante.
  • Compartirlo con el público interno adecuado, en el momento y en los lugares adecuados.
  • Añadir valor a ese contenido con comentarios, ajustarlo al contexto o al perfil de la organización.

Los cinco modelos de curación de contenidos del experto en marketing Rohit Bhargava nos ofrecen una guía de las mejores prácticas que pueden ayudarnos en la curación de contenidos de capacitación:

1. Incorporación

Consiste en buscar e identificar contenidos relevantes en línea y luego guardar los enlaces a esos contenidos en una sola ubicación. Esto libera al colaborador de la necesidad de buscar el contenido por sí mismo.

2. Filtrado

En lugar de limitarse a agregar contenidos, éste consiste en filtrar y clasificar una cantidad de información para únicamente compartir el contenido más importante, valioso o relevante. El resultado es un conjunto de recursos de mayor calidad y más enfocado.

3. Elevación

Se trata del proceso de analizar las tendencias en las redes sociales y en los sitios web, y de identificar una tendencia mayor o una idea a partir de pequeñas reflexiones diarias publicadas en línea. La elevación se considera el enfoque de curación de contenidos más complejo porque requiere más experiencia analítica que otros.

4. Mashups

Implica la combinación de contenidos de dos o más fuentes existentes para crear una nueva perspectiva o tema. En el ámbito de la capacitación, los mashups suelen producirse en foros de discusión o wikis, en donde varios participantes ofrecen sus aportaciones a un único documento.

5. Líneas de tiempo

Se trata de una estrategia de curación que organiza la información de piezas aleatorias de contenido en orden cronológico para mostrar la evolución de una idea. Esto es bastante fácil de hacer y puede proporcionar una forma interesante de ver cómo evolucionan las ideas y la información a lo largo del tiempo.

A la hora de elegir los métodos de curación, obviamente hay que tener en cuenta a nuestra audiencia y sus necesidades, los recursos disponibles y las limitaciones de tiempo. Existen diversos escenarios en los cuales se aplica la curación de contenidos para la capacitación, como lo son, por ejemplo:

  • Aprendizaje social: La curación impulsa el aprendizaje social al suministrar la materia prima de contenidos relevantes y actuales para compartir, comentar y aportar contexto.

  • Microlearning: Los contenidos curados son, por naturaleza, independientes y suelen ser artículos y contenidos breves y específicos, que forman una parte importante del aprendizaje a través de cápsulas breves.

Como ves, la curación de contenidos es una necesidad creciente en las empresas y, como tal, una competencia importante que quienes trabajamos en la capacitación y desarrollo debemos desarrollar. En un futuro no lejano funcionaremos cada vez más como curadores de contenidos para apoyar el desempeño conectando a los colaboradores con recursos relevantes, que puedan utilizar de inmediato, les enseñen, y les ayuden a mejorar su trabajo. ¿Estás dispuesto al desafío?


Conoce a la autora: 

Yolanda BarqueraYolanda Barquera es Directora de Desarrollo de Talento de IDESAA. Es coach y consultora de negocios en las áreas de desarrollo de talento y análisis de procesos. Tiene una pasión por el desarrollo y los procesos de cambio y le encantan las nuevas oportunidades para seguir aprendiendo. Especialista en el diseño e implementación de proyectos e-Learning