¿Red social o comunidad de formación? Aprende a gestionar el aprendizaje social en eLearning

¿Red social o comunidad de formación? Aprende a gestionar el aprendizaje social en eLearning

En contraste con el modelo de aprendizaje tradicional, el aprendizaje social se centra en lo que se aprende de los demás. Con la interacción se comparten experiencias e ideas que el participante interioriza y reflexiona, y esto le genera aprendizajes para posteriormente hacer, actuar y aplicar los conocimientos adquiridos según su propio criterio, al mismo tiempo que va desarrollando habilidades que permitirán enfrentar los desafíos que se le presenten.

En eLearning el aprendizaje social no es muy diferente. Se da por medio de la participación y colaboración de los miembros de un programa de formación a través de una comunidad virtual con intereses comunes, donde existe el intercambio de información relevante, ideas, opiniones y experiencias, las cuáles en conjunto, enriquecen el aprendizaje y construyen conocimiento respecto a un tema en particular.

Dado que uno de los principales retos del aprendizaje social es que pueda gestionarse eficazmente, te comparto 4 claves para lograrlo:

1.   Determinar dónde se habilitará

Tiene que ver con la forma de cómo organizar y adaptar la comunidad virtual. ¿Residirá en plataforma cerrada como un LMS a través de un foro, grupo de discusión o un blog? ¿se hará uso de herramientas de la Web 2.0 como chats, redes sociales etc.? ¿las interacciones se llevarán a cabo en más de un entorno?

Tener esta claridad ayudará a que el diseño del aprendizaje social considere variantes, facilidades, funcionalidades y restricciones que tenga la herramienta tecnológica seleccionada, así como tener mejor entendimiento de la forma como pueden operar óptimamente las interacciones en el espacio virtual.

2.   Establecer reglas

Es importante dar a conocer y establece las reglas previo a iniciar la participación, tales como: ¿cuáles serán las fechas en las que estará disponible el espacio virtual? ¿qué se considera una participación de calidad? ¿qué características debe de tener?

Un ejemplo de ello sería: “el participante deberá realizar una participación inicial incluyendo su opinión, experiencia o postura respeto al tema central del entrenamiento “Retos de un líder remoto y cómo afrontarlos”. Adicionalmente, hará 2 réplicas a otros participantes para profundizar o complementar lo que ellos hayan compartido en su participación inicial. Al finalizar el espacio virtual, deberá compartir sus principales conclusiones y/o aprendizajes acerca del tema”. Las reglas ayudarán a que el flujo de información que se genere por las interacciones entre los participantes sea más ordenado.

3.   Establecer rúbricas de evaluación

Informar con anticipación qué peso tiene cada tipo de participación (inicial, réplica y conclusión). La rúbrica hará posible que se gestione el flujo de información que se vaya generando durante las interacciones entre los participantes, para que, con base a ello, se evalúe a cada participante y se otorguen premios o reconocimientos si así lo establece el programa de capacitación. Estos premios y reconocimientos pueden estar configurados en la herramienta tecnológica, o bien, ser otorgados manualmente desde fuera.

4.   Guía, acompañamiento y retroalimentación

Es recomendable dentro de la comunidad virtual la figura de un responsable que tenga conocimiento del tema (puede ser un experto o un líder dentro de la misma empresa) que se asegure que las interacciones o participaciones aporten valor y no se desvíen del tema central del entrenamiento (“Retos de un líder remoto y cómo afrontarlos”), y en su caso, encausarlas aprovechando su función de moderador y su expertise en el tema.

El responsable deberá contar con habilidades de comunicación y servicio para incentivar la participación y el nivel de involucramiento, y para orientar a la comunidad ante cualquier inquietud. Esta misma persona puede retroalimentar el desempeño de los participantes señalando puntos de mejora, así como tener una sesión de cierre virtual donde se compartan los principales aprendizajes y se concluya sobre lo más relevante.

Ya sea que la comunidad virtual de aprendizaje sea por sí sola un programa de eLearning, o se genere como complemento de otro proyecto formativo (por ejemplo, capacitación con cursos o videos), estas claves son esenciales para gestionarla y lograr los efectos esperados, así como para evitar que la comunidad virtual se limite a interacciones que no generen valor y aprendizajes significativos en quienes la integran.

La invitación es a promover el aprendizaje social gestionable y eficaz, encaminado a mejorar los resultados de los programas de entrenamiento de tu empresa.


En IDESAA podemos ayudarte a optimizar los proyectos de capacitación y desarrollo de tu empresa con el mejor eLearning y recursos tecnológicos, para incrementar su efectividad, lograr mayor alcance, y reducir costos.

Ponte en contacto con un asesor IDESAA para que conozcas algunos de los proyectos eLearning más exitosos que hemos implemento en diversas empresas. eLearning

Conoce a la autora:

Mayra Nuriulú es Gerente eLearning en IDESAA. Tiene más de 15 años de experiencia en la formación de talento ejecutivo y académico a nivel posgrado y en e-Learning. Participó en la planeación, diseño e impartición de cursos en modalidad virtual de la Maestría en Administración Empresarial y en la Maestría en Comercio Electrónico de la Vicerrectoría de Programas en Línea del ITESM