Ventajas de la gestión de Recursos Humanos por competencias

Ventajas de gestión por comeptencias

 

Cuando comprendemos con claridad lo que se espera de nosotros en el rol que desempeñamos en nuestro trabajo y cuál es la contribución que hacemos para lograr los objetivos de la organización, obtenemos una satisfacción y motivación únicas que nos hacen ser más productivos y eficientes. Una herramienta muy útil para lograr esto en cualquier empresa es la “gestión por competencias.”

Esta tiene múltiples ventajas ya que toma en cuenta los conocimientos, las habilidades, las actitudes y los comportamientos de los colaboradores de la empresa ayudando a alinear sus objetivos y metas individuales a los de la organización.

Las personas no solamente ocupan un puesto de trabajo y realizan actividades, ellas necesitan comprender cuáles son las competencias laborales que deben desempeñar y desarrollar en su función para aportar lo mejor de sí a la empresa. Definir las competencias requeridas para cada función permite transformar la relación empresa-colaborador, ya que en lugar de trabajar cada uno para sus propios objetivos y tareas asignadas, se cambia la perspectiva hacia una en donde el colaborador busca su crecimiento profesional dentro de la empresa aumentando sus conocimientos, perfeccionando sus habilidades e involucrándose en conocer más a fondo a la organización. Con esto se genera un compromiso e involucramiento personal para conseguir una mejora en el desempeño de acuerdo con las metas tanto personales como organizacionales.

La gestión por competencias es una herramienta valiosa para la administración y el desarrollo del talento que simplifica los procesos de Recursos Humanos como:

  • Reclutamiento y selección
  • Evaluaciones de desempeño
  • Planes de carrera y sucesión
  • Compensaciones

En el caso del reclutamiento y la selección del personal, el enfoque por competencias facilita la búsqueda del talento y que el reclutador se concentre en aquellos candidatos que realmente cubren las competencias propias del puesto y de la organización. También permite, identificar el potencial de cada persona y desde su ingreso tener detectadas las áreas de oportunidad que podrá fortalecer dentro de la empresa. Contribuye igualmente a adaptar a la persona al puesto y a la cultura organizacional.

Asimismo, la gestión por competencias facilita la evaluación del desempeño, por lo que la mejora profesional individual y de los equipos de trabajo se mantienen en continuo desarrollo. A partir de los resultados de la evaluación del desempeño, también se proporciona la base para establecer un sistema de compensaciones más claro, justo, equitativo y eficiente.

La gestión por competencias es una guía para los planes de carrera y sucesión. Los líderes de los equipos de trabajo pueden identificar a los colaboradores que además de cumplir con los objetivos de su función han trabajado en fortalecer las competencias que son necesarias para acceder a un puesto de mayor jerarquía, de otra área, o bien, pueden brindarles retroalimentación para explicar en qué hay que seguir trabajando para alcanzar el nivel deseado. Con estas acciones se fomenta el desarrollo de talento de manera interna, se cubren vacantes con personal que ya colabora en la empresa, la conoce y está comprometida, y se ofrecen oportunidades a los colaboradores cuando están bien preparados para ocupar un nuevo puesto.

Implementar un buen sistema de gestión por competencias en la organización va más allá de administrar a las personas. No hay que olvidar que también requiere la visión y colaboración de la dirección general para estructurar y guiar a los equipos de trabajo, los procesos y las herramientas tecnológicas orientando los recursos al logro de los objetivos globales.

Con todo esto, podemos concluir que la gestión por competencias es un gran esfuerzo que aporta gran valor:

  • Valor a las personas: Desarrolla una mayor motivación y satisfacción laboral, aumenta la productividad. Genera un compromiso personal por lograr un alto grado de excelencia en las competencias, incrementando su desempeño.
  • Valor al negocio: La empresa es percibida como sólida y confiable, dado su compromiso por garantizar un negocio con desempeño óptimo.
  • Valor financiero: Disminuye los costos ya que un entorno laboral en el que los empleados se sienten más motivados aumenta la productividad y el desempeño, tanto individual como de los equipos. También disminuye los errores, se tienen necesidades de capacitación más específicas, y se disminuye notablemente el ausentismo y la rotación de personal.

Cuando los colaboradores adquieren esta comprensión sobre sus competencias son capaces de entregar el máximo esfuerzo a su trabajo y de sentirse orgullosos de su contribución a la empresa. Al implementar un sistema de gestión por competencias, colaborador y empresa logran un éxito conjunto.


Conoce al autor:

Yolanda Barquera es coach y consultora de negocios en las áreas de desarrollo de talento y análisis de procesos. Tiene una pasión por el desarrollo y los procesos de cambio y le encantan las nuevas oportunidades para seguir aprendiendo. Especialista en el diseño e implementación de proyectos e-Learning.


Algunos cursos que te podrían interesar:

Diplomado Recursos Humanos